jueves, 8 de febrero de 2007

La Catedral pierde el respeto

El 20 de enero de 1913 pasó a formar parte de la historia del Athletic como el día en el que se puso la primera piedra de San Mamés. Siete meses después, el 7 de agosto de 1913 se celebra, ante 3.500 espectadores, el primer partido: un Athletic-Racing de Irún. El primer goleador no podía ser otro que Rafael Moreno "Pichichi". El partido concluía 1-1 y así comenzaba la historia de 'La Catedral'.

De esas primeras 3.500 que presenaciaron el primer encuentro hasta los 40.000 que pueden sentarse hoy en San Mamés, son muchas las remodelaciones que ha sufrido el estadio. Quizá la más importante fue la realizada en 1952 por los arquitectos Carlos de Miguel, Antonio Magdaleno y Antonio Domínguez que ganaron el concurso con una original idea: construir la tribuna principal adornada con un arco. Ese arco se ha convertido en uno de los grandes símbolos del club.

En sus casi 94 años de historia son innumerables las tardes y noches mágicas que han presenciado sus fieles. Desde la consecución de títulos ligueros a victorias que salvaban al equipo del descenso, como la del año pasado contra el Zaragoza o la de la temporada 1995-96 en la última jornada ante el Rayo Vallecano que libraba al equipo de jugar la promoción. Pero una de las tardes más recordadas es la del 16 de enero de 1957 cuando en cuartos de final de la Copa de Europa, el malogrado Manchester United de Bobby Charlton visitó 'La Catedral'. El césped nevado y un 5-3 a favor de los leones hizo que aquella tarde entrara en la historia del club. Y en los últimos años, la mágica remontada del 22 de enero de 2005 ante Osasuna pasando del 0-3 al 4-3 en media hora y culminada por Guerrero.

Pero los cimientos de San Mamés no son sólo especiales, la grada que llena las tribunas también lo es. La afición rojiblanca siempre ha sido catalogada como fiel y respetuosa. Y esto le ha llevado a ser alabada tanto por jugadores del club como por los rivales. Uno hace que se emocione cuando escucha a un rival decir que San Mamés es un campo especial y que le infunde respeto la afición y el ambiente que se crea.

Sin embargo, entre la temporada pasada y la actual, los rivales han perdido el respeto a 'La Catedral'. El Athletic es, con 6 puntos (una victoria, tres empates y seis derrotas), el peor equipo como local de la liga y el segundo peor local de las principales ligas europeas (Alemania, Holanda, España, Francia, Inglaterra, Italia y Portugal). Sólo el Vitória Setúbal portugués que tiene 5 puntos y un partido menos tiene peores números que los bilbaínos.

Los números demuestran que San Mamés se ha convertido en un campo propicio para puntuar cuando históricamente ha sido un campo que ha dejado escapar muy pocos puntos. En los 29 partidos de las dos últimas temporadas, el Athletic ha ganado 8 partidos, ha empatado 9 y ha perdido 12 cosechando 33 puntos de 87 posibles, es decir, un 37,9%. Esta temporada los números son aún peores que la pasada. En diez partidos se han perdido los mismos partidos y se ha encajado un gol menos que en toda la campaña pasada.

Parece consecuente que la mala situación del Athletic tiene mucho que ver con esta sangría de puntos que vuelan del feudo rojiblanco. Desde la temporada 1997/98 a la temporada 2004/05 el Athletic promediaba 34 puntos en San Mamés y la pasada fueron 27 y en la actual ni ganando lo que queda se llegaría a esa cifra. Y si en los dos últimos años se han conseguido el 37,9% de los puntos, en los ocho años anteriores se sumaron el 59,6%. Y mientras antes se ganaba uno de cada dos partidos, ahora se gana uno de cada cuatro.

Con el nuevo San Mamés en el horizonte, los cimientos de 'La Catedral' sabiendo que ya han visto pasar a sus grandes mitos como Pichichi, Zarra, Iribar, Clemente o Guerrero parece haber perdido su magia, su encanto y, lo que es más importante, su respeto...

8 comentarios:

laorden dijo...

Parece lógico y comprensible que los rivales se lleven los puntos de San Mamés como si tal cosa si analizamos algunos aspectos:
* Desde que todas las localidades son sentados - han desaparecido las preferencias de a pie - el ambiente en San Mamés, la atmósfera que hacía temblar al rival, se ha perdido.
* A consecuencia de esto, el mito de San Mamés se ha ido perdiendo, algo en lo que también han influido la retransmisión por televisión de todos los partidos y la llegada masiva de foráneos, desconocedores de la tradicion del estadio bilbaíno.
* Normalmente solía ser el Athletic el que levantaba a la grada, últimamente, si la grada no le lleva en volandas, el equipo rojiblanco es incapaz de poner prácticamente nada sobre el campo.
* Sin generalizar tanto, centrándonos en la presente temporada, podríamos señalar como un factor negativo para el ambiente de la grada la elevada cantidad de partidos que se ponen los domingos a las 5, hora de la siesta por antonomasia, que hacen que los aficionados acudan a San Mamés adormilados, para que el juego de los leones termine de sumirlos en el sueño.
* Y, finalmente, y como causa principal, me atrevo a señalar la pérdida del estilo de juego y de jugadores tradicional del Athletic, que, en mi modesta òpinión, nos ha llevado a la actual situación deportiva, y amenaza con obligarnos a renunciar a nuestra hermosa filosofía de competición.
En Lezama se apostó por formar jugadores técnicos, -lo que ahora se llaman "jugones"- habilidosos, siguiendo un modelo europeo, pero sin tener en cuenta que las opciones de reclutar jugadores para la cantera eran mucho más pequeñas que en el club modelo -Ajax de Amsterdam-.
COn eso, y al dejar de fichar jugadores del Barakaldo, Arenas, y los clubes que tradicionalmente han sido vivero del Athletic, se han perdido los fútbolistas de fuerza, de potencia, raciales y cumplidores a más no poder.
Los Goikoetxea, Liceranzu,incluso los Dani, jugadores que basaban su competitividad en una actitud muy superior a la de sus rivales con la que suplían sus defectos, se han agotado.
Incluso se han agotado sus sucesres, lá última hornada de ese tipo de fútbolistas. Hablo de los Alkorta, Urrutia, Larrazábal...

Hablo de todos esos jugadores a los que no les ganaba en San Mamés nadie, ni el Papa, y no hablemos de si el día amanecía lluvioso.

En San Mamés y con agua, el rival podía darse por muerto.
Aquellos once leones -eso sí eran leones- sabían, fruto de ese espíritu típico del futbolista recio y con pundonor, que no se les podía escapar el partido ante su público.
Y también sabían los rivales, que no se les iba a escapar.

Sin embargo, se optó por desechar este tipo de jugador, y optar por otro, más técnico, más habilidoso, aunque ello fuera en detrimento de su competitividad final.

Y así, fruto de esta apuesta, nos hemos recortado aún más el mercado de fichajes, dando lugar a que tengamos que fichar jugadores menos válidos que los que tenemos en Lezama, y a que cualquiera que alcance un lugar en el primer equipo se relaje hasta límites impensables.

Es normal que los equipos rivales nos pierdan el respeto, cuando nosotros mismos no sabemos a que jugamos. En sentido estricto, porque el Athletic no tiene un estilo definido.
Y en sentido general, porque nuestra política de cantera, más desorientada que una veleta, no sabe a qué queremos jugar.

Y así, llegan a Lezama, y al primer equipo, jugadores que con su supuesta "calidad" son calificados de "de Primera", cuando su calidad deja mucho que desear frente a la de los demás equipos, abiertos a fichar, mientras que dejamos fuera a esos futbolistas raciales y cumplidores.

Murillo y Llorente son buenos ejemplos de ello. Como Gabilondo y Sarriegi son grandísmos ejemplos de jugadores que no hay que fichar.

Que el Athletic de Bilbao haya tenido que fichar de fuera a un central de la talla de Sarriegi, dice lo mucho que hay que arreglar en Lezama y en la politica de cantera, puesto que si no somos capaces de sacar de Lezama un central mejor que el de Lazkao, o al menos tan bueno como él, apaga y vámonos.


Somos una entidad desnortada, hemos perdido el "gure estiloa" en todos los ámbitos, y así nos irá, hasta que hagamos una reflexión profunda de a donde queremos ir y como queremos hacerlo.

Saints dijo...

La raiz de esos puntos perdidos se debe a la perdida de raza, coraje, entrega de los jugadores. El estadio se llena pero no porque esos sobrevalorados jugadores lo provoqun sino por el amor a esos colores. ¿Qué se puede esperar de unos niñatos q utilizan el privilegio de jugar en el Athletic para ligar, chulearse...
Se les deberia caer la cara de verguenza jugar con la ilusión de tanta gente. Falta seriedad, compromiso... Que un jugador como Isma con treinta y tantos corra más q Aduriz, Llorente... juntos, no es aceptable. O depender de Etxebe.
Habria q reducir la ficha a todos. Y prohibir sus salidas nocturnas hasta que trabjen.

El problema no es el campo. Es la falta de ganas de ese ganado más preocupado de los focos que del juego.

Por cierto, el Milikiz esta hundido. Mientras estaba en el Athletic se liaba con la del merchandaising, su mujer le pilló y le echó de casa. Además, su mujer era accionista mayoritaria del buffet donde este personaje trabajaba y también le echaron. Cada uno lo que se merece.

Cuidado con el nuevo presi. 1º que eche al pastilas.
q t den

Bertos dijo...

Esperemos que esta situación negativa sea pasajera y San Mamés vuelva pronto a ser un fortín. Es el primer año que acudo al estadio con asiduidad y, a pesar de que hasta el momento esta temporada sólo ha habido una victoria en casa, estoy seguro de que no tardarán en llegar otras, mismamente este domingo contra el Getafe. Al menos, cada 2 semanas voy al campo siempre con esa ilusión y las mismas ganas de animar aunque...¡espero no ser yo el gafe!

En el proyecto del nuevo San Mamés se contempla que el estadio mantenga ese toque 'inglés', con el público cerca y los jugadores sintiendo el calor de la grada. Además, tendra cabida más gente por lo que ojalá se recupere ese carácter 'intimidatorio' para los equipos rivales.

Yo también soy de los que echa de menos alguno de esos jugadores 'peleones' que, aunque quizá con menos técnica, lo dan todo por el equipo y suelen ser más efectivos. Por ahora, toca conformarse y tirar con lo que se tiene pero esperemos encontrar pronto a los 'Alkizas' y 'Urrutias' del siglo XXI.

Saints dijo...

http://www.athletic-club.net/acc/home.asp?a=0&b=50¬icia=5124&idi=1

hay se puede obtener más información del tema

Iñaki dijo...

La verdad es que los principios de los 90 con las preferencias de pie y las vallas en los fondos había un ambiente mucho más intimidador.

Lo de jugar los domingos a las 5 también es un hándicap. La afición se nota que está mucho más apagada. Los partidos de los sábados a las 8 o a las 10 son los buenos. Pero como dice Urzaiz, "somos esclavos de la televisión".

También creo que nos iría mejor con los jugadores de raza y menos técnicos. Como bien apuntáis los Alkiza, Urrutia o Alkorta se han perdido. Quizá lo que más se parezca a ese tipo de jugadores de la actual plantilla sean Gurpegi o Amorebieta, pero mejor no comparar...

Y que recuerdos los grandes partidos de San Mamés con la lluvia, el campo embarrado y pesado. Ahí no había quien sacase un punto. Recuerdo un 2-0 (creo) al Real Madrid cuando jugaba Buyo. El campo horrible, todo el día lloviendo en Bilbao y 'Cuco' marcando casi desde el centro del campo porque Buyo había salido a cortar un balón. Con la pelota entrando llorando y Buyo corriendo detrás de ella, jeje. ¡¡Qué recuerdos!! Ahora llueve y el campo está rápido pero perfecto, no se levanta, se puede jugar. Es lo que tiene apostar por los jugadores técnicos.

Y para ver que la afición es fiel y no falla: http://www.canalathletic.com/portal/content/view/10113

El Angel de Madrid dijo...

Te mando un saludo, has hecho un comentario interesante en mi blog, pero vamos mal, hoy más que nunca quiero que gane el Valencia.

Sigue apoyando fuerte al Athletic, van paso a paso por la permanencia y espero que alcancen algo más.

Bertos dijo...

Athletic Club - 2
Getafe - 0

Por fin! En un buen partido, llegó la ansiada segunda victoria del Athletic como local. Dos 'bakalaos' de Aduriz y ahora a pensar en el partido contra el Barça...

Bertos dijo...

Athletic Club - 0
Nastic - 2

Ya no ganamos ni al colista en casa. Y eso que estuvieron más de media hora con un jugador menos...es la órdiga.