miércoles, 10 de marzo de 2010

Noche reivindicativa


Noche mágica y de reivindicaciones la de ayer en el Emirates. Pintaba fea la previa del partido con la ventaja que traía el Oporto de Do Dragão y con Fàbregas viendo el partido desde la grada por un problema en los isquiotibiales. Sin embargo, el Arsenal firmó uno de los mejores encuentros de la temporada. Y es que cuando el equipo 'gunner' está inspirado, difícilmente se le puede parar. Los tres grandes protagonistas de la exhibición de ayer fueron Samir Nasri, Nicklas Bendtner y Andrei Arshavin.

Nasri se erigió anoche como el líder del equipo. Wenger le dio la batuta dejada por Cesc y al chaval no le pesó el hecho de tener que sustituirle. El francés, que lleva una temporada decepcionante, recordó a aquel jugador que maravillaba en Marsella y que imaginábamos que sería en Londres. Como ya hiciera ante el Burnley, jugó por dentro y con libertad de movimientos. Si el sábado ya se le vio una cierta mejoría, anoche simplemente lo bordó. Maravilloso el pase que le mete a Arshavin en el primer gol al que el ruso no llega por muy poco y de 'crack' la jugada con la que sentencia la eliminatoria. Y no hay que olvidar que apenas un minuto antes, sacó un balón debajo de los palos en un córner que hubiera supuesto el 2-1.

A Bendtner que le digan lo que puede llegar a cambiar el fútbol en apenas tres días. El sábado nos dio un recital de ocasiones falladas, algunas de ellas clamorosas. El Emirates le despidió con una irónica y atronadora ovación mientras el danés se iba entre risas del campo. Wenger dijo en la rueda de prensa posterior que los goles de Nicklas llegarían ante el Oporto, pero imagino que ni él mismo se esperaba una actuación así. Tres goles con los que a muchos les habrá callado la boca pero que a mí me seguirá sin convecer.

¿Y qué decir de Arshavin? A mí me tiene ganado desde el primer día en que le vi jugar así que puede que no sea muy objetivo cuando hablo de él. Anoche participó en tres de los cinco goles. En el primero a punto de llegar al pase de Nasri que salió rechazado para que Bendtner marcara, en el segundo con una fantástica jugada para cederle el balón al danés y en el cuarto llevando la contra para darle el balón a un Eboué que definió como si de un delantero puro se tratase. Un balón al hueco en carrera que tiene más complicación de la que parece, con la fuerza justa para que el marfileño llegué sin aminorar la velocidad de su carrera.

El Arsenal ya está en cuartos de final guiado por un Nasri y un Bendtner que han sido muy criticados en los últimos tiempos y por un Arshavin que a veces parece que se encuentra ausente y que algún palo que otro ya le ha caído. Una noche que sirvió para que se reivindicaran especialmente el francés y el danés. Me alegro especialmente por Nasri, un jugador del que muchos esperamos más partidos como este y que, salvo contadas ocasiones, todavía no ha alcanzado el nivel que intuíamos en Marsella.

2 comentarios:

CALIGULA dijo...

Entrenamiento a puertas abiertas.

Impresionante.

El rincón del balompié dijo...

Buen partido del Arsenal, el Porto no ofreció apenas resistencia y le cayeron cinco en el encuentro.

Gran partido de Arshavin y de Nasri.

Un saludo